Pobreza menstrual

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Pobreza menstrual

Pobreza menstrual

¿Alguna vez has escuchado acerca de la pobreza menstrual? De no ser así, seguramente eres una de las afortunadas. La pobreza menstrual es un problema que afecta a millones de mujeres en todo el mundo. Esto sucede cuando los precios de los productos de higiene femenina son tan elevados que se convierten en artículos inalcanzables para mujeres en edad de menstruar. Igualmente, esta significa no poseer los recursos necesarios para poder sobrellevar los días de la menstruación en condiciones higiénicas suficientes. Esto incluye no tener las herramientas adecuadas, tener que cambiarse en espacios precarios y falta de dinero y educación.

Esto afecta a niñas y a mujeres de todas las edades y en todo el mundo, se estima que alrededor de 500 millones de personas que menstrúan carecen de acceso a productos menstruales e instalaciones de higiene. Muchas se ven obligadas a utilizar productos rudimentarios, tales como: periódicos, medias, papel higiénico, algodones, camisas viejas y bolsas plásticas. Esto no solo significa un evidente problema para el medio ambiente, ya que estos productos no son biodegradables, sino que ponen en riesgo la salud y empeoran el riesgo de infecciones y enfermedades al no estar esterilizados ni contar con los materiales necesarios para ser seguros y cómodos.

Por otro lado, la falta de productos de higiene femenina apropiados genera inseguridad e incomodidad en las mujeres, lo cual lleva a que se restrinjan de salir y sientan que deben quedarse en casa. El 49% de las personas entre los 14 y los 21 años, han perdido días completos de escuela por no tener elementos de higiene óptimos para su periodo. Esto también está directamente relacionado y tiende a empeorar con la situación de pobreza. El 18,9% de las personas menstruantes en condición de pobreza no puede acceder a productos para su periodo y también tiene dificultades para tener espacios limpios y seguros para manejar su menstruación. Esto quiere decir que el 9% de estas personas ni siquiera pueden acceder a un baño para cambiarse los elementos de higiene menstrual.

Entonces, ¿qué se puede hacer para sobrellevar esta problemática? A nivel individual, lo mejor es aportar a causas y ONGs que busquen soliviar el problema en distintas regiones en condición de pobreza en el mundo. Donar, apoyar y participar en estas campañas permite generar un cambio a corto plazo en casos específicos. Sin embargo, hay cambios más amplios que pueden aportar un cambio estructural a este problema. Estos son:

  • Incidencia nacional: las mujeres necesitan el apoyo de sus gobiernos, ya que estos deben proporcionar la infraestructura adecuada y el fácil acceso a productos menstruales asequibles y seguros.
  • Mayor educación e intercambio de conocimientos: el intercambio de conocimientos entre organizaciones, comunidades y escuelas debe contemplar a las personas que menstrúan como parte de sus prioridades y como parte fundamental del proceso educativo.
  • El sector privado: las empresas pueden ser grandes aliados para contribuir en proporcionar información y acceso a instalaciones y productos seguros, además de desestigmatizar la menstruación e integrar la gestión de la misma en sus políticas.
  • Programas de beneficencia basadas en evidencias: los programas son los indicados para educar a los menstruadores de manera correcta y pronta. Así mismo, pueden proporcionar los productos necesarios y apoyar a las personas y a sus comunidades.
  • Investigación adicional: esta es necesaria para poder comprender los efectos de la pobreza en la salud menstrual y saber cómo combatirla.
  • Legislación: la legislación protectora puede garantizar un acceso asequible a instalaciones adecuadas y productos de higiene menstrual, protegiendo así a todas las personas sin que su estado socio-económico signifique un inconveniente. Los gobiernos también pueden reducir los impuestos sobre los productos menstruales, haciéndolos más asequibles.

Deje una respuesta

¿Ya conoces a Beppy?

Beppy es un tampón flexible que se amolda completamente a tu cuerpo. Siempre se ajusta, es respirable y no contiene sustancias tóxicas (cloruro). Beppy sin cuerda que ves y no sientes.

Entradas recientes

Síganos.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Nunca te enviaremos spam.

0
    0
    Su carrito
    Su carrito está vacíoVolver a la tienda
      Calcular el envío
      Apply Coupon